Silencio se viaja

Cortázar y “Rayuela”: Jazz

03-Jazz

Julio Cortázar era un gran melómano, con una enorme colección de discos que abarcaba desde los tangos de Gardel y Piazzola hasta la música “clásica” (término que él detestaba, pero para el que no encontró sustituto), colección de la que escuchaba varios discos al día siempre con atención absoluta, pues le parecía una falta de respeto hacia la música hacer algo más de forma simultánea.

Si hay un género que influyó en su escritura es el jazz, del que valoraba especialmente la improvisación que subyace en sus interpretaciones, y que relacionaba con la escritura automática que propugnaba el surrealismo. Hablando de los jazzmen afirmaba que: “entre ellos no hay autores y ejecutantes, músicos e intérpretes. Todos ellos son músicos. No tratan de ejecutar creaciones ajenas; apoyan su orquesta sobre una melodía y un ritmo conocidos, y crean, libremente, su música“, lo que enlaza con la visión que siempre defendió de su novela “Rayuela”.

No sólo su escritura está influida por el estilo interpretativo del jazz (la búsqueda del swing, ese ritmo que aplica a sus cuentos) sino que en muchas de sus obras aparecen referencias a músicos de jazz (John Coltrane, Louis Armstrong, Benny Carter, Duke Ellington, Dizzy Gillespie, etcétera), estando incluso uno de sus cuentos dedicado a (e inspirado en) Charlie Parker, mítico saxofonista y compositor de jazz.

Como curiosidad, comentar que Cortázar tocaba el saxo tenor y la trompeta “para gran desesperación de mis vecinos. Yo la tengo como procedimiento higiénico. Cuando estoy cansado, fatigado, por haber escrito o leído mucho, tocar un rato la trompeta es un ejercicio respiratorio formidable.

Para saber más sobre la relación entre Cortázar y el jazz, recomendamos “El jazz en la obra de Cortázar” (pdf), editado por la fundación Juan March en noviembre de 2013.

 

Pulsa aquí para avanzar a la casilla 3:
Casilla 3

 

Pulsa aquí para volver a la rayuela principal:
Rayuela

 

Estás en la casilla 2.

Rayuela entradas


Comentarios

comentarios

Etiquetas:
Dejar un comentario

diecinueve − Ocho =