Silencio se viaja

La Virgen de Guadalupe, el símbolo

La Virgen de Guadalupe es el mayor símbolo de México. No se puede profundizar en el conocimiento del país sin entender lo que esta imagen representa para los mexicanos. Y me refiero a prácticamente todos los mexicanos, independientemente de si son o no creyentes.

En México, quien más, quien menos, tiene una imagen de la Virgen de Guadalupe en el salón, en el dormitorio o junto al portal de casa. Esta imagen simboliza protección e identidad, dos de las características más importantes alrededor de las cuales gira la mexicanidad.

Apariciones de la Virgen

La historia de la Virgen de Guadalupe se remonta a 1.531, cuando esta se apareció hasta cuatro veces al indio Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el cerro Tepeyac. Según relata el Nican Mopohua, el libro náhuatl que narra estas apariciones marianas, la Virgen de Guadalupe le pidió a Juan Diego que se presentara ante el obispo Juan de Zumárraga con un ayate (una tela empleada en la agricultura) lleno de ciertas rosas, recolectadas en el cerro Tepeyac y que en México son muy raras.

Apariciones Virgen de Guadalupe

Cuando Juan Diego estaba frente al obispo, desplegó el ayate y sobre él estaba impresa la actual imagen de la Virgen de Guadalupe. En ese momento, el obispo quedó deslumbrado ante el milagro y mandó construir la basílica de la Virgen de Guadalupe en el actual emplazamiento, junto al cerro Tepeyac.

Antigua Basílica de Guadalupe

Hay argumentos a favor y en contra de la veracidad de esta historia. Se ha corroborado que el ayate, la tela elaborada a partir de un tipo de agave, ha sobrevivido más de 450 años con la imagen de la virgen intacta, algo chocante, ya que estos tejidos, por su naturaleza y por estar en México, un país con un alto índice salino en el aire, no suelen durar más de unos pocos años. Además, según un primer análisis realizado en 1.600, se constató que la imagen está fijada de forma natural, y se ha descartado que pueda ser óleo o cualquier otro pigmento conocido de pintura.

Sin embargo, también hay voces que reivindican el carácter puramente simbólico de esta historia. El propio abad de la Basílica de la Virgen de Guadalupe, Guillermo Schulenburg, declaró en 1.995 que la beatificación de Juan Diego representaba «un reconocimiento de culto, no un reconocimiento de la existencia física y real del personaje». Estas declaraciones le costaron el puesto de abad de la Basílica de Guadalupe un año después.

Interior de la Basílica de Guadalupe

Simbología y conexión prehispánica

La Virgen de Guadalupe está basada en su imagen análoga de la cultura prehispánica: la Coatlicue o Tonantzin, una de las imágenes más importantes de la mitología mexica. Ya los aztecas rendían culto a Coatlicue en el mismo cerro Tepeyac, en lo que era el extremo oriental del lago Texcoco, y centro religioso de Tenochtitlán.

Cerro Tepeyac

Coatlicue simboliza la fertilidad, el renacimiento, la dualidad entre vida y muerte y, en definitiva, la figura de la madre. Podría decirse que Cuatlicue representa la semilla de la cultura mexicana tal como la conocemos. Su veneración a ella era muy extendida en la época prehispánica, e incluso hoy día es un referente cultural para muchos. Es importante destacar que estas figuras prehispánicas son símbolos, más que dioses. Sin ser exactamente politeístas, la mayor parte de los nativos prehispánicos veneraban estas imágenes como símbolos, no como deidades.

Coatlicue (MNA)

Dado el profundo arraigo de la Coatlicue en la época prehispánica, no son pocas las voces que consideran que la Virgen de Guadalupe fue una estrategia de marketing religioso para consolidar el cristianismo, a la par que se desmantelaba la cultura azteca durante la etapa colonial. La imagen de una virgen de tez morena era la herramienta perfecta para realizar esa transición.

Si eso es cierto, hay que reconocer que la Iglesia Católica sabía lo que hacía. Al estudiar la posición de los astros (la carta astral) en la noche de la aparición principal (el 9 de diciembre), vemos que confluyen varios simbolismos que de ninguna forma podrían responder al libre albedrío. O bien era un plan sabiamente preconcebido, o realmente esas apariciones marianas respondían a una armonía cósmica. Recomendamos la lectura de este artículo, que desgrana estas teorías y ofrece otros puntos de vista sobre el origen de la Virgen de Guadalupe.

La conexión con la Coatlicue, el símbolo de la fertilidad, la vida y el nacimiento (y la muerte), es más que evidente al fijarnos en la similitud de la Virgen de Guadalupe con una vagina femenina, el umbral que atravesamos para llegar a este mundo. No hay ninguna virgen que se asemeje tanto a los genitales femeninos como la Virgen de Guadalupe.

Vagina Guadalupe

Virgen protectora

Guadalupe es una virgen protectora. Casi todos los mexicanos tienen una, ya sea una medallita, una pequeña figura sobre el armario o una estampita. Es muy frecuente encontrar altares dedicados a ella en las esquinas de muchas calles, para evitar que la gente arroje basuras a esos lugares. Incluso muchos presos de las cárceles mexicanas se tatúan la Virgen de Guadalupe en la espalda para evitar las violaciones de otros reos, que al ver la imagen, rehúsan llevarlas a cabo.

Altar Guadalupe

La Virgen de Guadalupe está muy presente en todo México, adornando murales, como el de Palomares en Tepito…

Guadalupe Palomares

…en grandes esculturas de la calle, como el corredor Alhóndiga-Talavera…

Guadalupe corredor Alhóndiga-Talavera

…e incluso fue descubierta accidentalmente en las obras de la estación de metro Hidalgo de DF, siendo rescatada y puesta en un altar separado, junto al templo de San Hipólito (también conocido como la Iglesia de San Judas Tadeo). ¿Podéis verla?

Guadalupe Metro Hidalgo

Terminamos con esta canción, perteneciente a la BSO de «Hecho en México», para viajar por el concepto de la Virgen de Guadalupe a través de las voces de Lila Downs, Natalia Lafourcade y Lupe Esparza:

¡Compártelo!

Comentarios

comentarios

Etiquetas:
Dejar un comentario